Portada » Tumores cutáneos ll (clasificación)
Oncología

Tumores cutáneos ll (clasificación)

Tumores Cutáneos II (Clasificación)en el Perro y en el Gato

Los tumores de piel se clasifican de acuerdo a su comportamiento ( benignos o malignos) y de acuerdo al origen de la célula tumoral en la piel.

Tumores de piel mas frecuentes:

Melanomas


Neoplasia frecuente en el perro y rara en el gato. Es la neoplasia de los melanocitos (células que se encuentran en la epidermis). Su aparición se debe en parte a factores hereditarios y a la exposición solar no tanto acumulativa sino más bien la exposición intensa ocasional. Normalmente solitarios de localización facial, tronco, escroto y patas en el perro, y en la cabeza y pabellón auricular en gatos especie en la cual la mayoría son malignos.
En el perro los de localización oral, mucocutánea, digital y escroto son malignos y del resto aproximadamente el 50%. Por biopsia (anatomopatológicamente) se distinguen diferentes categorías, aunque como característica especial muchas veces no se puede establecer una buena correlación entre el comportamiento del tumor y las características microscópicas(de la biopsia).

Papiloma Cutáneo:

Frecuentes en perro y raro en el gato. Neoplasia benigna con probable etiología vírica. Puede ser simple o múltiple, pedunculado y multilobulado. Responde muy bien al tratamiento. Solo en algunos casos puede haber transformación maligna a carcinoma de células escamosas.

Carcinoma de células basales:

El cáncer de células basales es el tipo más común de cáncer de la piel no melanoma. Por lo general, se presenta en áreas de la piel que han estado expuestas al sol. A menudo este cáncer aparece en forma de un abultamiento con apariencia suave y nacarada , es muy raro que metastaticen (diseminarse a otras partes del cuerpo).

Queratosis actínica:

La queratosis actínica es un trastorno no canceroso de la piel pero que en mascotas puede convertirse en cáncer de células basales o cáncer de células escamosas con el tiempo. Aparece en la piel en forma de parches escamosos y ásperos, de color rojo o marrón, generalmente en las áreas que han sido expuestas al so /l. ( pabellones de orejas ,nariz).

Carcinoma de células escamosas:

Frecuente en perro y gato. Común en gatos blancos o en perros de capa blanca (Dálmata), de vida exterior o bien con despigmentación nasal asociada a LES y otras enfermedades despigmentantes (nariz del Collie).

Los tumores de las células escamosas se presentan en áreas de la piel que han estado expuestas al sol, a menudo en la parte superior de la nariz, puntas de las orejas o zonas despigmentadas con poco pelo, ej.zona inguinal.

Normalmente solitarios en el perro y en diversas localizaciones; en el gato frecuentemente aparecen en la región facial y pueden ser proliferativos o ulcerativos. La quemadura solar crónica se manifiesta como dermatitis actínica caracterizada por hiperemia, engrosamiento cutáneo y descamación.

Este estado es preneoplásico y si la exposición continúa, evoluciona en meses a años al carcinoma in situ y finalmente al carcinoma invasivo. Por lo general, este cáncer aparece como un abultamiento rojizo y duro. A veces el tumor puede tener un aspecto escamoso, o puede sangrar o desarrollar una costra.

Los tumores de células escamosas pueden diseminarse a los ganglios linfáticos en el área (los ganglios linfáticos son estructuras pequeñas en forma de frijol que se encuentran en todo el cuerpo y cuya función es producir y almacenar células que combaten la infección).

Fibrosarcoma:

Frecuentes en perros y gatos. Hay dos presentaciones diferentes en la especie felina: Fibrosarcomas solitarios en extremidades y tronco, frecuentemente ulcerados e invasivos localmente en gatos y perros viejos y de etiología desconocida y fibrosarcomas de presentación multicéntrica en gatos jóvenes de etiología vírica por el virus del sarcoma felino mutante del FeLV. Estos gatos son positivos a FeLV.

Lipoma:

Frecuentes en el perro y raros en el gato. Solitarios o múltiples, frecuentemente en tórax, abdomen y extremidades de localización subcutánea y comportamiento benigno.

Liposarcoma:

Solitarios ,misma localización del lipoma pero de comportamiento maligno y peor pronóstico.

Mastocitoma:

Frecuente en el perro y en el gato de etiología desconocida. Presentación y localización variables. En el perro aparecen en el tronco, zona perineal y extremidades y en el gato en la cabeza y cuello con alta variedad en la presentación en forma de úlceras, placas elevadas, pápulas y nódulos pequeños, etc. Pueden provocar afectación sistémica por la liberación de histamina [gastritis por úlceras gastroduodenales] y serotonina (coagulopatía). Son neoplasias que se pueden comportar de forma benigna (frecuente en gatos) o maligna (30% casos en perros especialmente en localización digital, perineal, escroto y prepucio).

Histiocitoma:

También llamado tumor botón, en el caso de los solitarios con muy buen pronostico ,dentro de este grupo se encuentra el histiocitoma fibroso maligno con un pronóstico reservado aun con tratamiento . La edad promedio de los afectados es de 8 en perros y 7 años en gatos. Hay predisposición racial en los descendientes del Bulldog inglés y Bull terrier inglés (por ej., Boxer y terrier de Boston); el Siamés también parece predispuesto. Si bien el diagnóstico es sencillo, el tratamiento y pronóstico son controvertidos.

Linfosarcoma cutáneo:

La afectación exclusiva de la piel en el linfoma es muy rara tanto en el perro como en el gato. Los gatos son siempre FeLV negativos. Las manifestaciones cutáneas son diversas y multifocales con o sin afectación sistémica. Anatomopatológicamente se distinguen linfomas epiteliotrópicos (linfocitos T) y no epiteliotrópicos (linfocitos B). El comportamiento en todas las variedades es maligno.

Quistes foliculares (MAL LLAMADOS SEBACEOS):

Son muy comunes en animales gerontes o determinadas razas (cocker spaniel, basset, ovejero alemán) y consisten en un crecimiento, invaginación y obstrucción quística del epitelio escamoso del folículo piloso. Se acumula la queratina junto con detritus celulares y lípidos, lo cual  se denomina “sebo” y eventualmente llega a romperse, con liberación de lo anterior a dermis (ácidos grasos sobre todo) causando una reacción de tipo cuerpo extraño, inflamación y dolor. Para que la lesión no recidive se recomienda extraerse la cápsula por completo, no abrirlos y drenarlos.

Dra. Adelaida (Ade) Goldman

Fuente Imagen: wikihow.com