Portada » Síndrome de Wobble
Trastornos de huesos y músculos

Síndrome de Wobble

Síndrome de Wobble en el Perro

Generalidades

También llamada espondilomielopatía cervical o síndrome de inestabilidad vertebral cervical, denominaciones que ya nos van orientando hacia el lugar de la afección.

Afecta principalmente animales de talla grande : Gran Danés , Dobermann y también otras razas grandes.
La edad de afección suele ser a partir de los 4 a hasta los 10 años. Cuando es un Gran Danés el afectado, puede darse la enfermedad de manera mucho más precoz (a los 5-18 meses). Los machos en general son más propensos que las hembras.

Es un síndrome compresivo sobre la médula espinal a nivel cervical y que se produce por una mala articulación o una malformación de las vértebras cervicales aunque el origen único y exacto se considera desconocido, se cree que es una enfermedad multifactorial significa que en ella se combinan problemas genéticos, crecimiento rápido, trauma, sobrenutrición, desproporción entre la musculatura del cuello y la cabeza, etc. (la unión de factores es la causa, un factor sólo presente, probablemente, no determina que se manifieste la enfermedad ).

Síntomas y signos

Puede ser de aparición aguda o crónica, en los casos crónicos lo signos suelen ser progresivos (incluso al principio pueden pasar desapercibidos por su propietario, hasta desarrollar una sintomatología aguda).

Se produce, por regla general, una incoordinación (paresia / parálisis) progresiva en los miembros posteriores, pero sobre todo en los anteriores, tambaleo. Esta paresia e incoordinación es causado por la presión de la médula espinal en la región de las vértebras del cuello. El animal puede aparecer torpe y danzante.(Dobermann danzante).

En superficies lisas se le hace difícil o imposible caminar. Puede haber rigidez de los miembros anteriores y dolor de cuello, por lo que el perro suele estar parado con el cuello doblado para aliviar el sufrimiento.

Diagnóstico

La historia neurológica es parte de la base de datos mínima para cualquier posible paciente neurológico. Esto puede no sólo ayudar a describir el tipo de condición y posible causa del problema, sino también ayudar a confirmar que el problema es un desorden neurológico. Puede ser una de las partes más importantes del examen inicial, llevando a la formulación de un diagnóstico diferencial apropiado.

La descripción del propietario puede llevar a la determinación de la naturaleza exacta del problema, por cuanto tiempo ha estado presente y si ha sido progresivo.

Las radiografías y mielografías (se hacen bajo anestesia general) son el estudio diagnóstico complementario por elección, se utilizan para buscar anomalías vertebrales que están causando la compresión de la médula espinal ( vértebras cervicales 5, 6 y 7 generalmente son las implicadas).

Con estos mismos estudios se podrá evaluar un diagnóstico diferencial ya que otras enfermedades pueden causar los síntomas vistos ( infecciosas, tumorales, vasculares, o traumáticos de la médula espinal.).

Tratamiento

El tratamiento depende de la severidad de la implicación neurológica y de la longevidad del proceso de la enfermedad.

La forma aguda de síndrome canino del wobbler es una emergencia médica y se dirige en parar trauma adicional de la medula espinal y en disminuir los síntomas neurológicos , generalmente se medica el animal con diuréticos ( manitol) y esteroides en alta dosis para disminuir el edema e inflamación, tratamiento que suele durar por lo menos 2 a 3 días. Dependiendo del grado de mejoría, se evalúa la cirugía descompresiva o terapéutica farmacológica.

Muchas veces si el animal recupera la función neurológica completa, la cirugía puede ser retrasada
La opción de la técnica quirúrgica es hecha por el cirujano traumatólogo o por un veterinario que ha tenido mucha experiencia con cirugía espinal y con la provisión de la instrumentación especial necesitada para este procedimiento complicado. Incluso con las instalaciones y las técnicas correctas hay siempre posibilidades de complicaciones posquirúrgica.

Las dos técnicas quirúrgicas más usadas son laminectomía dorsal (cirugía donde se quita la tapa del canal espinal permitiendo que la médula espinal se descomprima) y /o laminectomía ventral ( descompresión usada generalmente cuando hay solamente un sitio comprimido del piso del canal espinal).

Pronóstico

El pronóstico suele ser malo a largo plazo. Muchos perros se controlan durante meses con la terapia antiinflamatoria. Los estudios sobre el pronóstico de la enfermedad tras una técnica quirúrgica refieren un 40% de estabilizaciones del proceso.

Bibliografía

Autor: Dra. Adelaida (Ade) Goldman

Fuente Imagen:commons.wikimedia.org