Razas

Chow chow

Aunque en China, su tierra de origen, todavía es utilizado en la actualidad como perro de guardería, tanto de las casas como de los barcos de juncos, e incluso como manjar, en los países de otros continentes, el Chow está considerado como un perro de compañía. Posee un carácter muy fiero y reservado, que lo hace encariñarse generalmente sólo con su propietario, presentando siempre un aspecto limpio y siendo fácil de educar, aunque se adapta muy mal a vivir exclusivamente en la casa, debido a que tiene una gran necesidad de amplios espacios donde poderse mover.

El Chow Chow desciende claramente de los Spitz grandes nórdicos, de los cuales aún conserva algunas características. Desde hace muchos siglos, es criado con esmero en China, donde se le considera un perro de trabajo. Los numerosos y antiguos testimonios existentes nos dicen con certeza que su aspecto ha permanecido invariable en el tiempo, y que, por tanto, mantiene sus ancestrales características de raza. Su introducción en Europa se debe a un embajador inglés en Pekín quien, en 1880, regaló una pareja de estos perros al príncipe de Gales. De inmediato, la raza se difundió con bastante rapidez en Inglaterra y fueron muy numerosas las importaciones que se hicieron de la China, hasta el punto que, en 1884, el Kennel Club inglés, la reconoció oficialmente.

Es un perro de fuerte constitución, buena potencia y aspecto leonino. La cabeza es relativamente fuerte y ancha, con ojos pequeños y oscuros, expresión penetrante, cuya aparente carencia de cejas se debe al trazado particular de los pliegues. El tronco es muy sólido y potente.

Alzada a la cruz. Mínima, 45 centímetros.

Cabeza. Trufa grande, ancha, preferiblemente negra; en los ejemplares de color blanco o crema puede ser clara, en los azules o leonados, del mismo color de la capa. Hocico de anchura moderada, ancho desde los ojos al extremo. Dentadura a tijera. Cráneo plano y ancho. Stop poco marcado.

Ojos. Pequeños, preferiblemente con forma de almendra, de color oscuro salvo en los perros azules a leonados, en los cuales pueden ser claros.

Orejas. Pequeñas, gruesas, ligeramente redondeadas en el extremo, llevadas rígidamente erguidas, bien distanciadas entre sí.

Cuello. Fuerte, macizo, ligeramente arqueado.

Extremidades anteriores. Perfectamente rectas, de longitud moderada y con osamenta fuerte. Hombros musculosos y caídos.

Cuerpo. Pecho ancho y profundo. Dorso corto, recto, fuerte. Riñones potentes.

Extremidades posteriores. Perfectamente rectas, bien musculosas. Corvejones bajos.

Pies. Pequeños, redondos, compactos.

Cola. De nacimiento alto, llevada bien dada vuelta y apoyada sobre la grupa.

Pelaje. Abundante, tupido, liso y recto, constituido por pelo exterior relativamente áspero al tacto y por un subpelo suave y lanoso. Color: íntegramente negro, rojo, azul (azul metálico), Ieonado, crema, y más raramente blanco. No se admiten las manchas.

ALIMENTACION. Las necesidades alimenticias en el ejemplar adulto inactivo se han estimado entre las 1.250 y las 1.440 Kcal. diarias como ración de mantenimiento. Su dieta debe ser lo más racional posible, con un adecuado contenido de proteínas, glúcidos, lípidos, vitaminas y sales minerales.

CUIDADOS DIARIOS. El Chow Chow está provisto de un abundante y tupido pelo y de un suave subpelo, que tienen necesidad de ser diariamente cepillados. Esta operación es de extrema importancia, porque permite una buena aireación del subpelo, reduciendo la posibilidad de que se desarrollen gérmenes patógenos. El cepillo deberá sumergirse en una solución desinfectante.

ENFERMEDADES. Es conocida en esta raza una enfermedad de probable origen hereditario (miotonía e hipertrofia muscular).