Razas

Fox terrier pelo duro

El particular cuidado y atención que deben prestarse en el arreglo que debe hacerse para la presentación en las exposiciones caninas del Fox terrier de pelo duro, han hecho de él un perro casi exclusivamente para "profesionales", es decir, capaces de tener al perro siempre en forma y su pelo en las mejores condiciones posibles. Es cierto que visto en las exposiciones con ese aire "irreal", el Fox terrier de pelo duro no parece precisamente el perro capaz de cazar a un zorro.
Aunque los orígenes más remotos coinciden con los del Fox de pelo liso, la raza de pelo duro tiene una historia más reciente: desciende de los cruzamientos del primero con un viejo terrier inglés de pelo duro.

Se sabe con certeza que ya en el siglo XVIII acompañaba a las jaurías de Foxhound en la caza al zorro, y esta aptitud particular suya la ha puesto de manifiesto a lo largo de varios siglos. También fue presentado en una exposición canina por primera vez en 1862 y durante bastante tiempo tuvo el estándar en común con el Fox terrier de pelo liso hasta que, en los primeros años del siglo XX las dos razas tuvieron estándares perfectamente diferenciados. El Fox terrier de pelo duro estuvo de moda durante la primera posguerra, obteniendo éxitos sin número.

El Fox terrier de pelo duro es un perro de perfecta constitución cuadrada y caracterizado por una cabeza larga y estrecha. Gran importancia adquiere la correcta posición de las orejas, pequeñas y en forma de "V" , replegadas hacia adelante y que cuelgan sobre las mejillas. Su dentadura es auténticamente espectacular. Es, sin duda, un excelente animal "todo terreno".

Altura y peso. Alzada a la cruz máxima: 39,4 cm., para el macho, un poco menos para la hembra. Peso ideal: machos, 8,2 kg.; hembras, 7,3 kg., con un margen de 0,45 kg. en más o en menos.

Cabeza. Cráneo y hocico de longitud casi igual. Hocico que se afina entre los ojos y la trufa. Mandíbulas bien desarrolladas. Parte superior del cráneo casi plana.

Ojos. Oscuros, moderadamente pequeños, no prominentes, lo más redondos posible, no demasiado distanciados entre sí.

Orejas. Pequeñas, en forma de "V" , de espesor medio, replegadas y cuelgan hacia adelante.

Cuello. Enjuto, musculoso, de longitud media, sin papada, moderadamente curvado y ancho en su inserción al tórax.

Extremidades anteriores. Rectas, con osamenta fuerte. Hombros largos, bien inclinados de manera oblicua hacia atrás. Codos perpendiculares al cuerpo.

Cuerpo. Tórax profundo y no ancho. Cruz netamente marcada. Costillas anteriores moderadamente redondeadas, posteriores profundas y elásticas. Dorso corto y recto. Riñones musculosos y ligeramente arqueados.

Extremidades posteriores. Fuertes y musculosas, perfectamente inclinadas. Muslos largos y potentes. Rodillas que no están vueltas ni hacia dentro ni hacia afuera. Corvejones perpendiculares al suelo y paralelos entre sí, vistos de atrás.

Pies. Redondos, compactos, no muy grandes. Almohadillas plantares coriáceas y robustas. Dedos moderadamente arqueados.

Cola. De nacimiento relativamente alto, llevada alta pero no enrollada. Moderadamente larga, debe amputarse dejando las 3/4 partes de su longitud inicial.

Pelaje. Denso e áspero, con subpelo más corto y fino. Color: blanco predominante.

ALIMENTACION. Las necesidades alimenticias, calculadas como ración de mantenimiento, son de 620 – 660 Kcal. diarias para el macho y de 600 a 630 para la hembra.

CUIDADOS DIARIOS. La limpieza de la capa es realizada con un peine y un cepillo de crin, mientras el corte del pelo muerto, necesario por razones estéticas, se lleva a cabo con máquina o tijera.

ENFERMEDADES. Como muchos terrier, el Fox de pelo duro está considerado como un animal particularmente resistente a las enfermedades. Está descrita en esta raza, como en otros terrier, una predisposición particular a la luxación
del cristalino que puede desplazarse hacia adelante en la cámara anterior, o determinar un aumento en la presión intraocular o, posteriormente, en el cuerpo vítreo y causar el desprendimiento de la retina.