Razas

Fox terrier pelo liso

El Fox terrier de pelo liso es, ciertamente, el más clásico y conocido de todos los terrier ingleses y un excelente cazador de zorros, de los cuales, precisamente, toma el nombre. De carácter firme y decidido, se muestra realmente eficaz en la persecución del jabalí, durante la cual desarrolla una gran velocidad, demuestra una buena resistencia y un agudo sentido venatorio. Siempre vivaz y atento, ha sido durante muchos años, el perro para los largos paseos a caballo.

Aunque el reverendo Rosselyn Bruce, en su historia sobre la evolución de esta raza afirma no tener noticias ciertas anteriores a 1850, existen testimonios mucho más remotos sobre la presencia de este terrier en Gran Bretaña. Habla de él ya, aunque de manera no muy precisa, en el siglo II, el poeta griego Appiano, en su poema sobre la caza titulado "Cinegético". Un testimonio de la relación entre esta raza y la caza del zorro se encuentra en ciertos dibujos con escenas de caza que se remontan a los siglos XIII y XIV. Los Fox de entonces eran menos elegantes y ligeramente distintos de los actuales. La selección se inició prácticamente hacia finales de la mitad del siglo XVIII y la primera aparición en una exposición se produjo en Birmingham en 1862. El estándar de la raza fue fijado en 1876.

De aspecto vivaz y activo, el Fox tiene una constitución fuerte, robusta y compacta que le permite una buena velocidad y resistencia. La cabeza bastante larga, tiene el hocico potente y la dentadura de óptimo desarrollo, que le permite al animal una sujeción segura y fuerte.

Altura y peso. No están establecidos por el estándar oficial Normalmente el peso va de los 7,3 a los 8,2 kg., para los machos, y de 6,8 a 7,7 kg., para las hembras.

Cabeza. Trufa negra. Hocico que se afina gradualmente hacia la punta. Mejillas no macizas. Mandíbulas fuertes y musculosas. Dentadura a tijera. Stop poco marcado. Cráneo plano, moderadamente estrecho, que disminuye en ancho hasta los ojos.

Ojos. Oscuros, pequeños, relativamente encajados. Párpados redondos.

Orejas. Pequeñas, de grosor medio, en forma de "V", cuelgan hacia adelante sobre las mejillas.

Cuello. Limpio y musculoso, sin papada, bastante largo, se ensancha gradualmente en la unión con los hombros.

Extremidades anteriores. Hombros largos e inclinados, bien hacia atrás y finos en las puntas.

Cuerpo. Tórax profundo, no muy ancho. Costillas moderadamente abarriladas. Dorso, recto, robusto, cruz bien relevante. Riñones potentes, con redondez sólo marcada levemente.

Extremidades posteriores. Fuertes y musculosas, poco anguladas. Muslos largos y potentes. Corvejones próximos al suelo.

Pies. No son grandes, pero redondos y compactos. Almohadillas plantares fuertes y duras.

Cola. De nacimiento relativamente alto, no muy larga, llevada alta, pero no sobre el dorso ni enrollada, debe amputarse dejando los 3/4 de la longitud total.

Pelaje. Recto, liso, denso y abundante. Blanco con eventuales manchas negras.

ALIMENTACION. Las necesidades alimenticias son para la hembra de 600 a 630 Kcal. diarias y para el macho de 620 a 660. Para los ejemplares utilizados en la caza, el número de Kcal diarias debe incrementarse. También para los ejemplares de una cierta edad que mantienen la vivacidad y el deseo de moverse como los jóvenes, la ración se mantiene.

CUIDADOS DIARIOS. Es un animal que no requiere cuidados particulares. En los países de clima mediterráneo se adapta perfectamente, sin ningún perjuicio para su salud, a vivir, incluso en los meses más fríos, al aire libre con la posibilidad de utilizar una perrera. La limpieza de la capa se realiza con un guante de crin.

ENFERMEDADES. Se ha descrito en el Fox terrier de pelo liso una enfermedad (afasia) que se manifiesta por la falta de coordinación de los movimientos aun permaneciendo normal el tono muscular