Razas

Ovejero de Bérgamo o bergamasco

Origen

Italia

Historia

Los ovejeros italianos son descendientes de los persas, aunque su tipo es muy específico, se parecen a todas las razas surgidas de estos grandes molosos y muy en particular a los perros húngaros.
Los perros de Bérgamo y de Maremmo son las variedades de ovejeros más extendidas por Italia y las más antiguas. Las caravanas bárbaras que atravesaban los Alpes causaron la dispersión de esta raza y se cruzaron con otros perros de la zona, lo cual provocó una mestizaje en sus características genéticas, entrando en el olvido, pero a principios del siglo XX amantes apasionados de esta raza encontraron algunos ejemplares en el Valle de Bérgamo, donde los lugareños que vivían en la altas montañas, poseían animales puros trabajando y reproduciéndose,  de esta manera ejemplares de esta raza mística siguieron viviendo evitando su extinción ganándose el nombre de "bergamasco", por esta razón el Valle de Bérgamo  es considerado,  desde este punto de vista, un nicho ecológico auténtico.
Presenta cierto parecido con el Ovejero de Brie ,  por cierto existe una polémica por parte de los cinóflos italianos y franceses, éstos sostienen que el bergamasco se originó del Brie, pero los italianos sostienen que es al revés, o sea que el brie se originó del bergamasco, el fundamento es una hipótesis sobre el origen oriental de los ovejeros europeos y si se consideran cuales eran las vías de comunicación cuando se verificaron las migraciones hacia occidente de las razas caninas orientales, no se explicaría como el antiguo perro asiático pudo llegar a Francia antes que a Italia, más vecina geográficamente.

Características generales

Este magnífico perro ovejero reúne en  sí todas las dotes particulares del guardián de rebaños: es fuerte, valeroso, muy dócil con el tutor, de gran inteligencia, si los animales que se le han confiado parecen correr algún riesgo, no duda en hacer valer toda su fuerza y valentía.  Debido a estar sometido a fuertes y difíciles trabajos contribuyó a la conservación de la raza por una selección muy severa de estos ejemplares.
Tiene una conformación mediana, aspecto rústico, cubierto de pelo abundante en todas las  partes del cuerpo; de constitución robusta y bien proporcionado, es de buen carácter, decidido, valeroso pero no temerario. Es un caminador resistente y buen trotador.
En este valle al inicio de la primavera se lleva el ganado a la montaña buscando mejores pasturas, de esta manera hay una mejor oferta de alimento para los animales y por otro lado se protegen de un sobrepastoreo  de los pastos del lugar, entonces se llevan manadas montaña arriba que van desde un número pequeño de 6 o 10 hasta 700 cabezas.
La función del ovejero bergamasco consiste en la guía y custodia del rebaño en estos escarpados y dificultosos senderos montañeses, facilitando en gran medida el trabajo del pastor,  el bergamasco trabaja incansablemente manteniendo unido al ganado durante el día y por la noche velando para que no se disperse, cuidando de los ladrones y atento frente al principal y peligroso enemigo de las manadas: el lobo.
Este tipo de actividad requiere de estos perros  un carácter sumamente equilibrado y capaz de enfrentar el peligro sin vacilación. Cuando en la montaña existen tormentas, por instinto el ganado busca resguardarse en los bosques que rodean a las pasturas, pero el bergamasco domina la situación evitando que los animales desciendan, inclusive evitando que se desbarranquen en el precipicio a costa de su propio riesgo de caer ellos mismos al abismo. También evitan estampidas de uno o varios animales lo cual logran a la carrera y poniéndose delante de ellos de una forma tan segura y arrojada que el ganado en cuestión detiene su carrera al instante volviendo al lugar de pastoreo elegido.
Sus dotes de inteligencia, coraje, moderación y paciencia, hacen de él un perfecto perro guardián y de compañía, apto para los usos mas variados.

Altura y  Peso

En la cruz: de  55 cm a 63  cm. Peso:  Machos:  32 a 38 Kg. Hembras: 26 a 32 kg.

Cabeza

Cráneo ligeramente convexo entre las orejas. Frente ancha y redondeada. Fisura muy marcada en la nariz.   Hocico adelgazado suavemente hacia el extremo. Nariz negra.  Fosas grandes y bien abiertas. Ojos grandes de color oscuro según el pelaje.

Orejas

Orejas implantadas en lo alto, semierguidas, más bien pequeñas y provistas de largas franjas flexibles.  Suaves, delgadas y plegables. Deben ser móviles y cuando el perro está atento se deben elevar levemente en la proximidad de la base. La base es ancha y posteriormente, llega a la base de la cabeza. El pelo es levemente ondulado sobre las orejas, suave y termina en flequillo puntiagudo.

Cuello

Fuerte y arqueado; con el borde superior levemente convexo y más corto que la cabeza

Tronco

El  largo del tronco, medido del extremo de la espalda (ángulo escápulo humeral externo) al de la nalga (extremo posterior del ciático), es igual a la altura en la cruz , es decir que el tronco corresponde a un cuadrado. Dorso ancho con el perfil superior rectilíneo, sólo la cruz se eleva de esa línea recta. Lomo bien unido con la línea del dorso y de la grupa, presenta músculos desarrollados a lo ancho. Grupa larga, robusta, musculosa y está inclinada sobre la línea horizontal en 30º.

Cola

Colocada en el último tercio de la grupa, grande y robusta en su raíz, se va agudizando suavemente hacia el extremo distal, está cubierta de pelo levemente ondulado. Llega al garrón cuando el perro esta en posición de descanso aunque se prefiere más corta y también en descanso debe tener una posición "en cimitarra", es decir colgante en los dos primeros tercios y curvada en el tercio inferior, cuando el animal se encuentra en movimiento la cola flamea.

Extremidades

Anteriores:  Fuertes, macizos. Brazo bien soldado al tronco; su inclinación sobre la horizontal es de 60 y 70 º. Antebrazo vertical.
Posteriores:  Largos, anchos cubiertos de músculos. Pierna de huesos fuertes y músculos delgados.
Pies:  De forma oval (de liebre), dedos unidos y arqueados, bien cubiertos de pelo espeso. Pulpejos secos y negros. Uñas, curvadas y pigmentadas.

Manto

Pelo:  Suave y muy largo, fuerte con mechones ondulados, más bien áspero (recuerda al de las cabras) sobre todo, en la mitad anterior del tronco, en la otra mitad posterior y principalmente, en las extremidades, el pelo debe estar distribuido uniformemente en mechones suaves, dirigidos hacia el suelo sin formar franjas. El subpelo es tan corto y tupido que no permite descubrir fácilmente la piel y debe ser untuoso al tacto.
Color:  Gris uniforme o con manchas de todos los tonos, desde las más tenues graduaciones de gris hasta el más claro y el negro, también con tonalidades bayas y rubio claro. Se admite el color negro uniforme siempre que sea opaco (zaino). No se permite el color blanco uniforme, se toleran las manchas blancas si éstas no superan  un quinto de la superficie total del manto.

 

 Bibliografía

* Enciclopedia Canina: Ediciones Anesa/Rizzoli. Milán. Italia.
* Enciclopedia del Perro: Ediciones Urmo S.A. España.
* Enciclopedia del Perro: CDware Multimedia. España.
* Web: http://www.pastorebergamasco.com/