Razas

Setter irlandés

Con sus largos flecos de pelo rojo-caoba brillante, el Setter irlandés, así llamado por su tierra de origen, es indiscutiblemente el Setter más elegante. Como sus parientes inglés y Gordon, está dotado de un excelente olfato y gran velocidad pero tiene un carácter más fogoso y pendenciero que los otros dos, hasta el punto de que es necesario un adiestramiento más largo que el de los otros perros antes de emplearlo de manera racional en la caza, donde sobresale particularmente, en la de todas las aves acuáticas.

Desde tiempos relativamente remotos, en Irlanda existían y aún existen Setter con la capa blanca yextensas manchas de color rojo-caoba, de los cuales se dice, entre otras cosas, que se trata de los Setter más antiguos. Este perro es seleccionado poco a poco, eliminando el blanco de la capa hasta hacerlo desaparecer completamente, salvo una pequeña estrella en el pecho. Rápidamente, este perro con una hermosa librea, rojo-caoba, comenzó a recibir el favor de muchos que lo buscaban más por su bello y elegante aspecto que por sus dotes venatorias. Este hecho llevó a un excesivo ennoblecimiento de sus cualidades naturales que en un tiempo eran elevadas, haciendo que disminuyera el interés de los cazadores por esta variedad.

Su aspecto es el de un perro elegante, distinguido, con el tronco recogido (su longitud es similar a la alzada a la cruz), y con la cabeza larga y enjuta. Se desplaza con un galope veloz que sabe mantener incluso durante toda la jornada. Parece una llamarada sobre los prados.

Altura y peso. Machos, de 56 a 64 cm.; hembras, de 54 a 62 cm. Peso: de 20 a 30 kg.

Cabeza. Larga, los 4/10 de la alzada a la cruz. Hocico y cráneo de igual longitud. Trufa negra con fosas nasales grandes y bien abiertas. Caña nasal recta. Labios finos, bien pegados a las mandíbulas. Escotadura naso-frontal poco desarrollada. Cráneo de forma ovalada. Apófisis occipital bien marcada.

Ojos. Grandes, bien abiertos, en posición semilateral, de color marrón o avellana.

Orejas. Colgantes, de forma aproximadamente triangular, de nacimiento a la altura del arco cigomático. Cara externa del pabellón cubierta de pelo sedoso, con una longitud de hasta 2/3 de la oreja.

Cuello. De longitud igual a la de la cabeza, arqueado, no es grueso, carente de papada.

Extremidades anteriores. En aplomo normal, vistas de perfil o de frente. Hombros largos, oblicuos. Brazos y antebrazos de igual longitud.

Cuerpo. Línea dorsal recta, línea dorso-lumbar arqueada. Perfil inferior recto en la región del esternón, luego ascendente. Pecho estrecho. Tórax caído en 2 ó 3 cm. más allá de los codos. Costillas bien abarriladas, oblicuas. Cruz muy elevada sobre la línea dorsal. Riñones cortos, musculosos.

Extremidades posteriores. En aplomo normal, vistas tanto de perfil como de atrás. Muslos bien musculosos, Ligeramente oblicuos. Patas un poco más cortas que los muslos. Metatarsos robustos y enjutos.

Pies. De forma ovalada, pero los posteriores menos ovalados que los anteriores. Pequeños, enjutos, con dedos unidos y arqueados. Plantas y uñas negras.

Cola. De nacimiento bajo, más gruesa en la base. ahusándose hacia la punta.

Pelo. Largo, de 5 a 6 cm., de textura sedosa, con abundantes flecos en los bordes posteriores de las extremidades, en la garganta, en la región del esternón y en la cola. Color: unicolor rojo-caoba.

> LA ALIMENTACION. Las necesidades alimenticias para este perro varían de las 1.450 a las 1.680 Kcal. diarias, como ración de mantenimiento. A cuatro semanas de vida, las necesidades calóricas diarias son de 250 calorías por kilo de peso vivo, convirtiéndose en 200 a la décima semana de vida, 140 a la decimocuarta, 100 calorías a la decimosexta y en el ejemplar adulto en reposo, en 55,3 calorías, siempre por kilo de peso vivo por día. Para el ejemplar empleado para la caza, la aportación en kilocalorías diarias y las exigencias alimenticias se triplican con respecto a la ración de mantenimiento. El animal joven es capaz de utilizar durante un tiempo relativamente largo dietas hiperlipídicas (es decir, con muchas grasas), mientras que el adulto, y en condiciones de inactividad, si se somete al mismo exceso de lípidos incurre en la obesidad. La dieta debe ser completa en vitaminas y sales minerales por el papel que cumplen para mantener tanto al cachorro como al ejemplar adulto en un perfecto estado de salud.

CUIDADOS DIARIOS. Los cuidados son análogos a los indicados para el Setter inglés y para el Gordon.

ENFERMEDADES. Está descrita en el Setter irlandés una enfermedad hereditaria que afecta a los cachorros y que consiste en una incapacidad en ponerse de pie, aparente ceguera y temblores.

 

Acerca del autor

admin