Trastornos urogenitales

Enfermedades prostáticas

La próstata es una glándula que pertenece al sistema reproductor de los gatos y los perros machos localizada justo por debajo de la vejiga (el órgano que recoge y evacua la orina) y por delante del recto (la parte más inferior del intestino). La glándula prostática produce un fluido que hace parte del semen. Su misión es producir una parte importante del fluido seminal y tiene por ello una relación directa con las funciones reproductoras.

Cuando aparecen enfermedades de próstata, dada la zona donde se localiza, se presentan distintos problemas urinarios fundamentalmente, también problemas digestivos y, aunque sea menos frecuente, pueden aparecer problemas nerviosos que dificultan los movimientos normales del animal. La incidencia aumenta con la edad por lo que se recomienda una evaluación clínica preventiva de la próstata en caninos a partir de 5 años para poder establecer diagnóstico precoz, el cual puede ser apoyado por exámenes ecográficos, radiológicos y citológicos.
Todas las razas pueden estar afectadas pero son las grandes las que parecen estar involucradas mas que las pequeñas. El dobermann y el pastor alemán son un buen ejemplo. En felinos las enfermedades prostáticas son poco frecuentes.

Patologías más comunes:

* Hiperplasia prostática: es un crecimiento anormal de la glándula, asociado con un exceso de hormonas masculinas en la sangre, un problema muy frecuente en los perros de más de 5 años.
* Prostatitis: en la cual hay una infección bacteriana de la zona, lo que produce un dolor severo y fiebre. Cuando el proceso evoluciona sin tratamiento se pueden llegar a formar abscesos (colecta de pus dentro del órgano)
* Quistes prostáticos: que suelen exigir una intervención quirúrgica urgente
* Tumores benignos
* Tumores malignos (cáncer de próstata)

Diagnóstico

Como en todos los casos, los síntomas orientan al diagnóstico, con la sospecha clara se debe realizar un tacto rectal. Por medio de ésta exploración el veterinario puede palpar el tamaño de la próstata (cosa que a nuestros queridos amigos no les gusta mucho por lo que en muchas ocasiones deberán sedarlo) y saber si está aumentada de tamaño o no, y evaluar su consistencia.

Un análisis de orina permitirá saber si hay o no una infección urinaria coexistente, y de la orina se puede evaluar también el sedimento de células mediante citología (si previamente se realizo un masaje prostático transrectal existen más posibilidades de encontrar células).

Otros métodos complementarios que ayudan a arribar a un diagnóstico certero son la radiografía y la ecografía, la ecografía permite medir el tamaño de la próstata y descartar otras enfermedades en la vejiga o la presencia de cálculos en su interior, también permite la diferenciación de enfermedades locales de difusas, quistes de abscesos y tumores sólidos, y facilita la toma de biopsias y aspirados guiados.

La biopsia prostática mediante punción (extracción de células, tejidos o líquido que luego se ven bajo el microscopio con el propósito de buscar los signos de la enfermedad) es de mucha utilidad y una prueba bastante sensible aunque es un procedimiento bastante invasivo y esta contraindicado en abscesos prostáticos

Tratamiento

Los métodos de tratamiento pueden ser divididos ampliamente en farmacológicos y quirúrgicos, además de la radioterapia, es importante tener en cuenta que todos los tratamientos reducen de forma temporal o permanente la capacidad reproductora del ejemplar:

* Los procedimientos quirúrgicos comúnmente relacionados a la enfermedad prostática incluyen la castración (es la cirugía que se hace para extirpar los testículos y se elimina la principal fuente de hormonas masculinas), drenado de abscesos y quistes prostáticos.
* Farmacologicos: incluyen uso de antibióticos, anti-inflamatorios, analgésicos y hormonas.
La hormonoterapia es de elección medicina veterinaria cuando los dueños se rehusan a la orquidectomía (castración)
* Quimioterapia: La quimioterapia es la utilización de fármacos que destruyen las células cancerosas, por lo tanto se utiliza en cáncer de próstata.
* Radioterapia: uso de rayos x u otro tipo de radiación para matar las células cancerosas y reducir el tamaño de los tumores. La radioterapia se puede usar sola o en combinación con la cirugía.

Bibliografía

Autor: Dra. Adelaida (Ade) Goldman

Imagen de Myléne en Pixabay