Razas

Breton

Se dice que es el perro de caza más difundido en el mundo y, por tanto también en Francia, su país de origen, donde es el más numeroso entre todas las razas de muestra. La causa de tanta notoriedad debe buscarse en el tamaño relativamente reducido, en sus óptimas cualidades venatorias (olfato, velocidad, resistencia), en su carácter sensible y muy dulce y en su extrema versatilidad que lo lleva a cazar en los terrenos mas diversos, diferentes especies de animales, como faisanes, perdices, codornices, etc.

Aunque el primer club de Epagneul bretón se fundó en los primeros años del siglo actual y su estándar fijado en 1907 (con posterior redefinición por parte del gran especialista De Kermadec en 1938), los orígenes de este pequeño perro de muestra se remontan a épocas bastante remotas. Descendiente del perro de muestra del Medioevo, la raza actual es el fruto de cruzamientos con otras diferentes y pronto se difundió por la Bretaña (región de la cual toma su nombre) cruzándose también con el Springer Spaniel, bastante difundido en aquella región, porque fue llevado allí por algunos exiliados galeses. Este cruzamiento utilizado durante siglos por los cazadores locales, a comienzos del siglo XIX es mejorado con el agregado de sangre de Setter de las tres variedades.

El Epagneul bretón es un perro robusto, macizo y vigoroso, pero al mismo tiempo elegante, con buena proporción entre cabeza y tronco. Su expresión es atenta, vivaz e inteligente, se desplaza con galope no sucesivamente veloz, pero que sabe mantener durante mucho tiempo, demostrando una óptima resistencia.

Alzada a la cruz. De 46 a 52 cm.: ideal para los machos: de 40 a 51 cm.: ideal para las hembras: de 48 a 50 cm.

Cabeza. Trufa blanca y marrón o blanca y negra, según el color de la capa, bien abierta y un poco angulosa. Caña nasal más corta que el cráneo (proporción de 2 a 3), recta o ligeramente convexa. Labios finos y bastante salientes: el labio superior sobrepasa en poco al inferior. Stop bastante sensible. Cráneo de mediana longitud, redondeado, con paredes laterales marcadas y notablemente redondeadas.

Ojos. De color ámbar oscuro.

Orejas. De nacimiento alto, relativamente cortas, ligeramente redondeadas, provistas de pelo ondulado.

Cuello. De longitud media, sin trazas de papada.

Extremidades anteriores. Hombros oblicuos y musculosos. Brazo huesudo y musculoso. Antebrazos muy rectos. Metacarpos ligeramente oblicuos, finos y musculosos. Flecos ondulados desde el codo al pie.

Cuerpo. Tórax profundo, caído hasta los codos. Costillas bastante anchas y redondeadas. Dorso corto. Cruz bien marcada. Riñón corto, ancho y vigoroso. Grupa ligeramente inclinada. Ancas más bajas que la cruz. Flancos salientes, pero no de manera excesiva.

Extremidades posteriores. Muslos anchos, muy caídos y musculosos. Corvejón en la misma vertical de la punta de las nalgas. Metatarsos no demasiado angulados, bien verticales.

Pies. Dedos compactos, con un poco de pelo entre ellos.

Cola. Corta (aproximadamente, 10 cm.), terminando con un mechón de pelos.

Pelaje. Fino, relativamente liso, ligeramente ondulado. Color: blanco y anaranjado, blanco y marrón, blanco y negro, tricolor blanco, negro y uno de los colores mencionados.

ALIMENTACION. Las necesidades alimenticias en el ejemplar, adulto como ración de mantenimiento, están comprendidas entre las 960 y las 1.060 Kcal. Diarias. Para los ejemplares sometidos a un gran esfuerzo físico durante el período de caza, la aportación en kilocalorías diarias se triplica. Este incremento de energía se da con un aumento, en la dieta, de las proteínas sobre los hidratos de carbono. Los huevos pueden constituir una óptima fuente de proteínas nobles. Estos deben suministrarse cocidos para reducir la clara dura y la vitamina B8.

CUIDADOS DIARIOS. Es una buena norma realizar, una atenta inspección periódica de la capa, sobre todo en los lugares donde el pelo es más largo y en la base de las orejas, para descubrir eventuales parásitos.